miércoles, 16 de septiembre de 2015

Redes cliente - servidor - 2 de 2



Vinculación entre redes diferentes

Los servidores con un sistema operativo de red pueden compartir sus recursos con redes de otros sistemas operativos distintos. Por ejemplo, una red cliente-servidor con sistema operativo Windows NT 4.0 o Windows 2000 (una versión renovada de NT) se puede interconectar a otra red cliente-servidor con sistema Novell Netware, mediante un servidor Windows NT (Server) o Windows 2000 (Server) que oficia de puerta de enlace (gateway); de este modo, las dos redes comparten todos sus recursos en forma transparente.

La Figura 1 muestra un servidor que oficia de puerta de enlace entre dos redes distintas. En este caso, el gateway oficia de “traductor” entre ambos sistemas de red.

Figura 1. El servidor de Windows NT/2000 (Server) comparte sus recursos con su propia red y con la red Novell.

Otra variante es que los servidores de una red cliente-servidor pueden ofrecer sus recursos a los clientes de una red con máquinas igualitarias. La red cliente-servidor no necesariamente tiene que usar el mismo sistema operativo que la red con máquinas igualitarias. Por ejemplo, los clientes de una red igualitaria con Windows 95/98/Me o su última versión XP (Home) pueden acceder a un servidor de una red cliente-servidor que tiene como sistema operativo a Windows NT 4.0 (Server) o Windows 2000 (Server), como lo muestra la Figura 2.

Figura 2. Los clientes con Windows 95/98/Me/XP (Home) de una red con máquinas igualitarias acceden a los recursos de un servidor Windows NT 4.0/2000 de una red cliente-servidor.

Ventajas de las redes cliente-servidor

En este tipo de redes encontramos una serie de ventajas importantes:
  • Mayor velocidad de trabajo que una red igualitaria, pues los servidores sólo tienen que atender los pedidos o tareas que les demandan los clientes de la red. En cambio, en una red igualitaria, la computadora deberá atender los pedidos o tareas que le demanden sus clientes de la red y, además, los pedidos del usuario que esté empleando localmente dicha PC. Otro factor que incrementa la velocidad es que cada servidor atiende tareas específicas dentro de la red, por lo cual la carga de trabajo se divide entre varios servidores especializados (servidor de correo, servidor de administración de red, etc.). Además, los servidores suelen tener un equipamiento hardware superior al de una máquina igualitaria (procesador o CPU más rápido, más memoria RAM, disco duro más rápido y de mayor tamaño, etc.). También este equipamiento hardware está a la altura de las necesidades específicas de cada servidor.
  • Mayor velocidad, facilidad, seguridad y control en las copias de respaldo (backup), pues en una red cliente-servidor la información por lo general se encuentra agrupada en un solo servidor de archivos o base de datos y, consecuentemente, hay que hacer una sola copia de respaldo. En cambio, en una red de máquinas igualitarias la información está distribuida en varias PCs.
  • Mayor seguridad en el control de ingreso al sistema y en el acceso a los recursos, lo que evita errores y daños intencionales. Esto se logra con un servidor que valide en forma centralizada el ingreso al sistema y el acceso a los recursos, mediante una lista de nombres de usuarios, contraseñas de acceso, recursos permitidos y tipos de permisos de acceso para cada uno de ellos.
  • Número ilimitado de usuarios. Esto se logra incorporando la cantidad necesaria de servidores, de acuerdo con la cantidad de clientes.
MI RED CLIENTE-SERVIDOR ES MUY LENTA
Si nuestra red se volvió demasiado lenta porque, por ejemplo, con el tiempo creció el número de clientes, entonces tendremos que incorporar más servidores a la red o cambiarlos por otros que sean más rápidos y modernos. La actualización y el mantenimiento de una red está a cargo del administrador, que tendrá que realizar tareas de control y regulación constantes.

Desventajas de las redes cliente-servidor

En las redes cliente-servidor podemos encontrar una serie de puntos en contra que debemos tener en cuenta:
  • La mayoría de las veces, el costo de los sistemas operativos de red cliente-servidor es mayor que el de máquinas igualitarias. Por ejemplo, una licencia para Windows NT 4.0/2000 es mucho más costosa que para Windows 95/98/Me/XP (Home).
  • Por lo general, el costo de las PCs de los servidores de red cliente-servidor es mayor que el de las PCs de máquinas igualitarias, pues requieren procesadores más modernos y rápidos, más memoria RAM, y discos duros más veloces y de mayor capacidad de almacenamiento. Todo depende de la función que desempeñe el servidor dentro de la red.
  • Los clientes de una red cliente-servidor son más dependientes de sus servidores que las máquinas igualitarias entre ellas. Esto trae aparejado un riesgo: el servidor puede averiarse y la red puede quedar parcialmente inutilizada en sus tareas cotidianas. En cambio, con máquinas igualitarias, si una PC se avería, por lo general la red puede seguir funcionando casi normalmente. Para eliminar el riesgo, se debe aumentar el costo y utilizar servidores de respaldo que se activan automáticamente en caso de que ocurra una ruptura. Por ejemplo, en Windows NT Server o Workstation, cuando se avería el servidor que efectúa el control de acceso PDC (controlador de dominio primario), se activa automáticamente un servidor BDC (controlador de dominio backup) si lo hay, y la red sigue funcionando como siempre.
  • En una red cliente-servidor hay más congestión de tráfico de transmisiones que en una red con máquinas igualitarias, pues en estas últimas, las PCs tienden a ser más independientes y autónomas en sus tareas de almacenamiento, procesamiento y ejecución de programas. Pero los clientes de una red cliente-servidor, a pesar de ser PCs con capacidades de procesar y almacenar información, son más dependientes de sus servidores.


El hardware de un servidor

Los requisitos hardware de un servidor están impuestos por la aplicación instalada que presta la función de servidor. Dicha aplicación puede venir con el mismo sistema operativo o ser un software de terceros fabricantes. En los manuales o archivos de texto de la aplicación se podrá saber cuáles son los requerimientos de hardware para que el servidor funcione correctamente. 
Muchas veces el hardware del servidor depende de la cantidad de clientes que accedan en simultáneo al servidor. También depende de la función que desempeñe; por ejemplo, un servidor de archivos requiere uno o varios discos duros con gran capacidad de almacenamiento, además de abundante memoria RAM, mientras que un servidor de módem requiere varios puertos COM de alta velocidad. 
Con respecto a la apariencia física, los servidores actuales son idénticos a los clientes, es decir, son PCs. En situaciones donde se demande mayor rendimiento será necesario adquirir un equipo diseñado para tal fin. En este caso, comúnmente los gabinetes de los servidores son un poco más grandes que las PCs normales, pues se necesita espacio adicional para incorporar varios procesadores, discos duros, memoria RAM extra, etc.
Incluso para una mayor seguridad y restringir el acceso a sus componentes internos, suelen traer una abertura que se abre y se cierra con llave. Todo servidor deberá ser rápido, seguro y eficiente, ya que de él dependerá la estabilidad general de la red. 

La velocidad alcanzada por un servidor depende en gran medida de tres factores: 
  • CPU: es conveniente elegir siempre el procesador más rápido y de una marca reconocida, por ejemplo, Intel o AMD.
  • Memoria RAM: la memoria que tenga el servidor nunca sobrará, y con el tiempo descubriremos que lo que aparenta ser mucho en la actualidad es una decisión acertada para el futuro. Cuanta más memoria tenga el servidor, más rápida será su velocidad, pues podrá llevar más códigos y datos del disco duro a la memoria RAM y, así, evitará recurrir permanentemente al disco y perder el tiempo. Además, a mayor cantidad de memoria RAM, más estable y seguro es el desenvolvimiento del sistema en general.
  • Disco duro: los discos deben tener una gran capacidad de almacenamiento, además de ser rápidos respecto del tiempo de búsqueda.
CLIENTE-SERVIDOR EN REDES MEDIANAS O GRANDES
Para redes medianas o grandes es conveniente usar el modelo de red cliente-servidor, ya que estas redes permiten velocidad de acceso a los datos, seguridad de la información, facilidad en su administración y un alto control de los usuarios que acceden a ella. Cuando nos referimos a redes medianas, éstas pueden tener apróximadamente unas 60 computadoras interconectadas. 

Otro hardware que no es cliente ni servidor

En las redes cliente-servidor, puede haber hardware que no entre en la categoría de cliente ni en la de servidor. Ellos son los periféricos conectados directamente a la red, como ser: impresoras, faxes, discos duros apilables, CD-ROM, módem, escáner, etc. Muchas veces se conectan directamente al cableado de la red, sin requerir los servicios de ningún servidor. Eso es posible porque vienen equipados como para poder comprender, comunicarse y proporcionar servicios a los clientes.
Para ello, cuentan con una tarjeta de interfaz de red que les permite conectarse directamente al cableado; además, poseen su propio procesador CPU y memoria RAM. Estos periféricos tienen como ventaja que, al ser autónomos, no necesitan conectarse a un servidor, y así, evitan consumir ciclos de CPU, memoria RAM, etc. Además, alivian el trabajo de los servidores, pues proporcionan servicios propios, y logran superar a éstos en velocidad y confiabilidad, mejorando consecuentemente el rendimiento de la red. Resulta muy importante tener en cuenta entonces este tipo de hardware.


Software de un servidor

Todos los servidores de una red cliente-servidor deberán tener instalado un sistema operativo de red, por ejemplo, Windows NT 4.0 (Server) o la versión posterior, Windows 2000 (Server). Estos sistemas ofrecen herramientas propias de la red. 
Los servidores podrán prestar el servicio de red mediante herramientas incluidas en el mismo sistema operativo o por medio de un programa de aplicación específico  adquirido aparte. Si el servicio es prestado por una herramienta del mismo sistema operativo, no habrá necesidad de comprar otro software; en dicho caso, tendremos que activar y configurar este servicio. Si el sistema operativo de red no dispone del servicio que deseamos instalar, o si el servicio no es lo suficientemente eficaz como para cumplir con la demanda de nuestros clientes, tendremos que comprar un software aparte, que se instala y configura como un programa de aplicación (un ejemplo sería instalar Lotus Notes, para ofrecer el servicio de correo electrónico).

UN SERVIDOR LENTO EN LA RED
Si en una red tenemos un servidor muy lento, no sólo repercutirá en las labores que le toquen desempeñar, sino también puede actuar como cuello de botella en el desempeño de otros servidores y de toda la red en general. Por esto resulta necesario que el equipo destinado a ser servidor de una red utilice una tecnología de última generación.

Espero haber ayudado en algo. Hasta la próxima oportunidad!








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada