lunes, 17 de junio de 2013

El mundo en equilibrio





 
El mundo (o el universo) puede ser representado como un sistema o como una colección de muchos sistemas (o subsistemas) que de una forma u otra actúan y se interrelácionan unos con otros dentro de una realidad dinámica. Existe entre ellos un continuo intercambio de energía y se llevan a cabo millares de procesos de conversión. Fuerzas van y vienen. A las acciones se suceden las reacciones que no sólo afectan al sistema sobre el cual se ejecuta la fuerza sino que también sobre el sistema que la aplica y, más aún, sobre otros que, aparentemente, nada parecían tener que ver con aquel sistema que reacciona. En efecto, las acciones que toma el gobierno de un país repercuten, directa o indirectamente en la conducta de otros países y regiones que, en principio, parecerían totalmente aislados.
Un buen ejemplo lo encontramos actualmente en las repercusiones económicas que surgen en diferentes países, especialmente europeos, cuando los Estados Unidos deciden devaluar el dólar, o visto desde otro ángulo, las políticas económicas desarrolladas por algún país europeo y seguidas por otros, terminan con la devaluación del signo monetario de un país ubicado en otro continente.





La crisis energética producida a fines de 1973, y que aún subsiste, es otro ejemplo a nivel mundial, que tiende a mostrar cuan interrelacionados se encuentran los diferentes países que ocupan la Tierra. Un conflicto entre las naciones del Medio Oriente con Israel tiene como resultados que millares de personas en Europa pasen frío o queden inmovilizadas, que muchos gobiernos deban cambiar sus políticas y programas de inversión, destinando ingentes recursos a la búsqueda y desarrollo de nuevas fuentes de energía. El alza del precio en el petróleo provoca, a su vez, una inflación mundial, elevándose los precios de las materias primas y, como consecuencia de esto, de los productos terminados. 





Sin embargo, a pesar de toda esta enorme dinámica de fuerza, de acciones y reacciones entre los diferentes sistemas, no existe un caos, sino un cierto orden y equilibrio que dan más una impresión de avance suave que de cambios y avances pronunciados (aunque conocemos perfectamente la existencia de un proceso creciente de cambio).

Este fenómeno, es decir, la acción equilibrada de la totalidad frente a la gran variabilidad que experimentan sus partes puede ser explicado a partir de dos concepciones diferentes. Una de ellas es el aparente equilibrio del sistema según la mecánica newtoniana y la otra es la teoría general de sistemas, especialmente desde el punto de vista de la cibernética.





Espero haber ayudado en algo. Hasta la próxima oportunidad!

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada