martes, 10 de octubre de 2017

Bloque de mensajes del servidor, Internet de las cosas y El mensaje viaja a través de una red - CCNA1 V5 - CISCO C10



1. Bloque de mensajes del servidor

El bloque de mensajes del servidor (SMB) es un protocolo de intercambio de archivos cliente/servidor que desarrolló IBM a fines de la década de los ochenta para describir la estructura de los recursos de red compartidos, como archivos, directorios, impresoras y puertos serie. Es un protocolo de solicitud-respuesta.

El protocolo SMB describe el acceso al sistema de archivos y la manera en que los clientes hacen solicitudes de archivos. Además describe la comunicación entre procesos del protocolo SMB. Todos los mensajes SMB comparten un mismo formato. Este formato utiliza un encabezado de tamaño fijo seguido de un parámetro de tamaño variable y un componente de datos.

Los mensajes de SMB pueden:

  • Iniciar, autenticar y terminar sesiones
  • Controlar el acceso a los archivos y a la impresora
  • Autorizar una aplicación para enviar o recibir mensajes para o de otro dispositivo
Los servicios de impresión y el SMB para compartir archivos se han transformado en el pilar de las redes de Microsoft. Con la presentación de la serie de software Windows 2000, Microsoft cambió la estructura subyacente para el uso del SMB. En versiones anteriores de los productos de Microsoft, los servicios de SMB utilizaron un protocolo que no es TCP/IP para implementar la resolución de nombres.

A partir de Windows 2000, todos los productos subsiguientes de Microsoft utilizan la convención de nomenclatura DNS, que permite que los protocolos TCP/IP admitan directamente el uso compartido de recursos de SMB, como se muestra en la figura 1. El proceso de intercambio de archivos de SMB entre equipos Windows se muestra en la figura 2.

A diferencia del uso compartido de archivos que admite el protocolo de transferencia de archivos (FTP), los clientes establecen una conexión a largo plazo con los servidores. Una vez establecida la conexión, el usuario del cliente puede acceder a los recursos en el servidor como si el recurso fuera local para el host del cliente.
Los sistemas operativos LINUX y UNIX también proporcionan un método de intercambio de recursos con redes de Microsoft mediante una versión del SMB llamado SAMBA. Los sistemas operativos Macintosh de Apple también admiten recursos compartidos utilizando el protocolo SMB.

Figura 1

Figura 2

2. Internet de las cosas

La capa de aplicación es responsable del acceso directo a los procesos subyacentes que administran y transmiten la comunicación a través de la red. Esta capa funciona como origen y destino de las comunicaciones a través de las redes de datos, independientemente del tipo de red de datos que se utilice. De hecho, los avances en la forma en que nos conectamos mediante redes tienen un impacto directo en el tipo de aplicaciones que están en desarrollo.

Las tendencias como Traiga su propio dispositivo (BYOD), el acceso desde cualquier lugar, la virtualización y las conexiones de máquina a máquina (m2m) abrieron el camino hacia una nueva generación de aplicaciones. Se estima que para el año 2020 habrá aproximadamente 50 000 millones de dispositivos conectados. Solo en 2010 se desarrollaron más de 350 000 aplicaciones, de las que se realizaron más de tres millones de descargas. Todo esto conduce a un mundo de conexiones intuitivas entre personas, procesos, datos y los elementos que están en la red.

Mediante el uso de etiquetas inteligentes y de la conectividad avanzada para digitalizar productos que no son de tecnología inteligente (desde bicicletas y botellas hasta refrigeradores y automóviles) y para conectarlos a Internet, las personas y las compañías podrán interactuar en formas nuevas e inimaginables. Los objetos podrán recopilar, recibir y enviar información a usuarios y a otros objetos conectados. Como se muestra en la ilustración, esta nueva ola de desarrollo de Internet se conoce como Internet de las cosas.

En la actualidad, existen más de 100 millones de máquinas expendedoras, vehículos, detectores de humo y otros dispositivos que ya comparten información automáticamente, una cifra que los analistas de mercado de Berg Insight esperan que suba a 360 millones para el año 2016. Actualmente, las fotocopiadoras que cuentan con un módulo M2M pueden pedir tóner y papel nuevos en forma automática, o avisar a los técnicos sobre una falla; incluso pueden indicarles qué piezas deben traer.


3. El mensaje viaja a través de una red

La explosión masiva de aplicaciones se debe, en gran medida, al genio del enfoque en capas para el procesamiento de datos a través de una red. Concretamente, si se mantiene la funcionalidad de la capa de aplicación separada de la funcionalidad del transporte de datos, los protocolos de capa de aplicación se pueden modificar, y se pueden desarrollar nuevas aplicaciones, sin que el desarrollador deba preocuparse por el procedimiento de obtención de datos a través de la red. Esa es la funcionalidad de otras capas y, por lo tanto, de otros desarrolladores.

Como se muestra en la ilustración, cuando una aplicación envía una solicitud a una aplicación de servidor, la capa de aplicación construye el mensaje, pero después se pasa por las diversas funcionalidades de la capa en el cliente para entregarse. Mientras se traslada por el stack, cada capa inferior encapsula los datos con un encabezado que contiene los protocolos de comunicación para esa capa. Estos protocolos, que se implementan en los hosts emisores y receptores, interactúan para proporcionar una entrega extremo a extremo de las aplicaciones a través de la red.

Por ejemplo, los protocolos como el HTTP, admiten el envío de páginas Web a dispositivos finales. Ahora que conocemos todas las diversas capas y sus funcionalidades, podemos seguir la solicitud de una página Web de un cliente desde el servidor Web para ver cómo funciona cada una de estas funcionalidades individuales en forma completa y conjunta.

Si se utiliza el modelo TCP/IP, un proceso completo de comunicación incluye los siguientes seis pasos:


Creación de los datos

El primer paso es la creación de datos en la capa de aplicación del dispositivo final de origen que inicia la comunicación. En este caso, después de crear la solicitud del cliente Web, conocida como HTTP GET, esos datos se codifican, comprimen y encriptan, si es necesario. De esto se encarga el protocolo de capa de aplicación del modelo TCP/IP, pero incluye la funcionalidad descrita por las capas de aplicación, presentación y sesión del modelo OSI. La capa de aplicación envía estos datos como un stream a la capa de transporte.


Segmentación y encapsulación inicial

El siguiente paso es la segmentación y la encapsulación de los datos a medida que pasan por el stack de protocolos. En la capa de transporte, el mensaje HTTP GET se divide en partes más pequeñas y fáciles de manejar. A cada parte del mensaje se le agrega un encabezado de capa de transporte. Dentro del encabezado de la capa de transporte, hay indicadores que establecen cómo reconstruir el mensaje. También se incluye un identificador, el número de puerto 80. Este se utiliza para avisar al servidor de destino que se quiere enviar el mensaje a su aplicación de servidor Web. También se agrega un puerto de origen generado aleatoriamente para asegurarse de que el cliente pueda seguir la comunicación de retorno y reenviarla a la aplicación cliente correcta.

Figura 1


Figura 2

Figura 3

Compartamos el conocimiento. Hasta la próxima oportunidad!












  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

       

Páginas vistas en total según Google