martes, 18 de junio de 2013

La evolución en equilibrio






Sin embargo, este estado permanente o de equilibrio estadístico no es inerte. En el corto plazo, las acciones y reacciones que se suceden dentro del sistema no aparecen reflejadas en el carácter general del sistema, pero son fuerzas latentes que tratan de llevarlo a un cambio, aunque éste sea imperceptible. Por ejemplo, cuando el esposo llega de su trabajo, cansado y disgustado por algún problema en su oficina, es probable que esa tensión se descargue dentro del hogar y así se podrá escuchar una violenta discusión con su hijo o con su esposa. Ya entrada la noche y producida la calma, viene generalmentre la reconciliación. Sin embargo, ¿se puede afirmar que el sistema (el matrimonio o la familia) se encuentra en el mismo estado que en el momento previo a la disputa?. No. El incidente puede haber hecho surgir nuevas ideas, nuevas actitudes y un nuevo marco de referencia mediante el cual enfocar alguna experiencia posterior.


Una tendencia al alza de los precios de las materias primas (cobre) puede iniciar un proceso de venta de estos materiales que haga que tiendan a volver a su nivel normal, pero las condiciones "restablecidas" rara vez (o nunca) son iguales o idénticas a la condición inicial, con respecto a los precios, a los consumidores y a la actitud de los propietarios de las minas. Se ha incrementado la diferencia que ya existía en el estado primitivo.

La acumulación de incrementos en el tiempo produce cambios más bien dramáticos. Esto es lo que uno observa cuando compara el mundo en 1950 con el mundo en 1975. Los cambios en tecnología, vida comunitaria, sistemas políticos, actitudes sociales, gustos y modas han sufrido un cambio considerable.


En el mundo biológico los incrementos son frecuentemente identificables de generación en generación. A través del proceso de reproducción se puede observar que existe algún cambio pero no un cambio fundamental.


Existen entonces, dos fuerzas o dos aspectos en el comportamiento de los sistemas. Uno de ellos son las fuerzas que resisten los cambios bruscos, súbitos y severos, corno en el caso que, ante una baja de los precios de un producto, surge de inmediato una mayor demanda para comprar. El otro aspecto es que los ciclos (económicos, de vida, etc.) son rara vez o nunca similares. En otras palabras, existen en la naturaleza fuerzas que buscan mantener un tipo particular de equilibrio al resistir los cambios rápidos, y fuerzas que demandan cambios, pero producidos por procesos lentos y evolutivos. Esto pone de manifiesto nuevamente aquel antiguo aforismo griego que indica que la naturaleza no se mueve a saltos.


Espero haber ayudado en algo. Hasta la próxima oportunidad!   



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada