sábado, 6 de abril de 2013

Dos enfoques para el estudio de la Teoría General de Sistemas


Existen dos enfoques para el desarrollo de la Teoría General de Sistemas, que la misma teoría sugiere. Estos enfoques, como se apreciará, deben tomarse más bien como complementarios que como competitivos o como dos caminos cuya exploración tiene valor. 

El primer enfoque es observar al universo empírico y escoger ciertos fenómenos generales que se encuentran en las diferentes disciplinas y tratar de construir un modelo teórico que sea relevante para esos fenómenos. 

Este método, en vez de estudiar sistema tras sistema, considera un conjunto de todos los sistemas concebibles (en los que se manifiesta el fenómeno general en cuestión) y busca reducirlo a un conjunto de un tamaño más razonable.


Por ejemplo, en casi todas las disciplinas encontramos ejemplos de población, es decir, agregados de individuos que se comportan de acuerdo con cierta definición; a esa población, los individuos son sumados (nacimientos) y restados (defunciones) y en ella la edad de los individuos es una variable importante e identificable.


Estas poblaciones muestran movimientos dinámicos propios, que pueden ser descritos con bastante precisión a través de ecuaciones en diferencia. Las poblaciones de las diferentes especies también muestran una interacción dinámica. Los modelos de cambios de población aparecen en muchos campos particulares del conocimiento : sistemas ecológicos en biología, la teoría del capital en economía, que trata de las poblaciones de "bienes", la ecología social y aún ciertos problemas de la mecánica estadística. 

En todos estos campos, la población cambia, tanto en su número absoluto como en su estructura, y los cambios pueden ser analizados en términos de funciones de nacimiento y de supervivencia, relacionando el número de nacimientos con el número de muertes o fallecimientos dentro de grupos de edades específicos y relacionados con diferentes aspectos del sistema. En todos estos campos, la interacción de la población puede ser analizada en términos de relaciones competitivas complementarias y parásitas entre la población de diferentes especies, ya sea que éstas estén formadas por animales, bienes, clases sociales, o moléculas.


Otro fenómeno de importancia universal para todas las disciplinas es el de la interacción de un individuo de algún tipo con su medio. Cada disciplina estudia alguna especie de individuos (electrones, átomos, moléculas, cristales, virus, células, plantas, animales, el hombre, la familia, una tribu, un estado, una iglesia, una empresa, el universo, etc.). Cada uno de estos individuos muestra un "comportamiento" (acciones o cambios) y se considera que su conducta se encuentra relacionada en varias formas con el medio ambiente que lo rodea, es decir, con otros individuos con los que él entra en contacto o tiene alguna relación. Se ve en cada uno algo como una estructura o complejo de individuos del orden inmediatamente inferior a él; (los átomos son un arreglo de protones y electrones; las moléculas un conjunto de átomos, las células de moléculas; las plantas, los animales, el hombre de células, las organizaciones sociales, de hombres, etc. ). 

La conducta de cada uno se explica por la estructura y los arreglos de los individuos inferiores que lo componen, o por cierto principio de equilibrio en homeóstasis de acuerdo con ciertos "estados" que el individuo prefiere. La conducta se describe en términos de la restauración de estos estados preferidos cuando ellos son modificados por cambios sucedidos en el medio. 


Un tercer fenómeno de importania universal es el del crecimiento. En cierto sentido, la teoría del crecimiento puede ser considerada como una subdivisión de la teoría del comportamiento individual ya que el crecimiento es un importante aspecto de la conducta. Sin embargo, existen importantes diferencias entre la teoría de equilibrio y la teoría del crecimiento, lo que obliga a darle a la teoría del crecimiento una categoría especial. Difícilmente encontraremos una ciencia en que el fenómeno del crecimiento no posea alguna importancia, y aunque existe una gran diferencia entre el crecimiento de los cristales, de los embriones y de las sociedades, muchos de los conceptos que son importantes en los niveles inferiores, también proveen de ideas a los niveles superiores.


Un cuarto aspecto de la teoría del individuo y de sus interrelaciones, al cual puede dársele un tratamiento especial, es la teoría de la información y de la comunicación. El concepto de información desarrollado por Shannon ha tenido valiosas aplicaciones fuera de su campo original, la ingeniería eléctrica: se le aplica especialmente en las ciencias sociales (en el estudio de las organizaciones como redes de comunicación y centros de decisiones); en las ciencias biológicas (en el estudio del comportamiento del sistema nervioso, del cerebro, las neuronas, etc. ) 

Es interesante obsevar que el proceso de conducta psíquica desarrollado por Freud puede ser perfectamente explicado en términos de comunicaciones entre el id, el ego y el superego. En el nivel biológico, el concepto de información puede servir para desarrollar nociones generales de estructuración y de mediciones abstractas de organización, lo que nos da una tercera dimensión básica, fuera de la masa y la energía. Los procesos de comunicación e información se encuentran en una amplia gama de situaciones empíricas y son, sin duda alguna, esenciales para el desarrollo de organizaciones tanto en el mundo biológico como en el mundo social. Existen muchas definiciones de información, pero nosotros adoptaremos aquélla que señala que la información es una disminución de la incertidumbre. 


Un segundo enfoque posible para la teoría general de sistemas es ordenar los campos empíricos en una jerarquía de acuerdo con la complejidad de la organización de sus individuos básicos o unidades de conducta y tratar de desarrollar un nivel de abstracción apropiado a cada uno de ellos. Este es un enfoque más sistemático que el anterior y conduce a lo que se ha denominado "un sistema de sistemas".


Boulding presenta un ordenamiento jerárquico a los posibles niveles que determinan un ordenamiento de los diferentes sistemas que nos rodean. En este punto, nos limitaremos a indicar someramente los diferentes peldaños de la jerarquía, tema que trataremos con más detalles en el capítulo II al discutir los niveles de organización. La ordenación de Boulding es la siguiente :
  • Primer nivel : Estructuras estáticas (ejemplo : el modelo de los electrones dentro del átomo). 
  • Segundo nivel : Sistemas dinámicos simples (ejemplo: el sistema solar). 
  • Tercer nivel : Sistemas cibernéticos o de control (ejemplo : el termostato). 
  • Cuarto nivel : Los sistemas abiertos (ejemplo : las células). 
  • Quinto nivel : Genético Social (ejemplo : las plantas). 
  • Sexto nivel : Animal 
  • Séptimo nivel : El hombre 
  • Octavo nivel : Las estructuras sociales (ejemplo : una empresa). 
  • Noveno nivel : Los sistemas trascendentes (ejemplo : lo absoluto). 

Una ventaja que muestra esta jerarquía de sistemas es que nos da alguna idea sobre la presencia de vacíos presentes tanto en el conocimiento empírico como teórico. Por ejemplo, los modelos teóricos adecuados se extienden hasta el cuarto nivel (los sistemas abiertos) y no mucho más allá. El conocimiento empírico es deficiente, prácticamente en cada nivel. Dentro del nivel de las estructuras estáticas se encuentran disponibles modelos bastante adecuados y acabados tanto en geografía como en química, geología, anatomía y ciencias sociales descriptivas. Sin embargo, aun dentro de este nivel, el más simple, todavía está lejos de resolverse el problema de una adecuada descripción de las estructuras completas.

Más allá del segundo nivel, los modelos teóricos adecuados comienzan a escasear, aunque en los últimos años se ha observado un gran impulso en los niveles tres y cuatro. La teoría de los mecanismos de control se ha establecido como una nueva disciplina, a la vez que la cibernética y la teoría de los sistemas abiertos o sistemas que se automantienen, han hecho rápidos avances. Sin embargo, aparentemente, nos encontramos sólo en los comienzos. 

Más allá del cuarto nivel podemos dudar que dispongamos de los rudimentos de sistemas teóricos. El complicado mecanismo del crecimiento, mediante el cual el complejo genético organiza las materias a su alrededor es casi un completo misterio. Frente a los sistemas estamos casi indefensos y sólo ocasionalmente podemos cooperar con sistemas que, básicamente, no comprendemos. Sin embargo, el futuro se encuentra abierto para que los hombres de ciencia, utilizando este nuevo enfoque, puedan avanzar en los modelos de comportamiento de niveles cada vez más superiores (y más complejos) de modo de explicamos la conducta de esos sistemas con los consiguientes beneficios para el hombre y su comunidad. 

Boulding denomina a la teoría general de sistemas el "Esqueleto de la Ciencia" en el sentido de que esta teoría busca un marco de referencia a una estructura de sistemas sobre el cual "colgar la carne y la sangre de las disciplinas particulares en el ordenado y coherente cuerpo de conocimientos". 



Espero haber ayudado en algo. Hasta la próxima oportunidad!






2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Hola Anónimo, gracias por la visita y el aporte de tu comentario.
      Los mejores deseos!! Hasta cualquier momento!

      Eliminar