domingo, 12 de abril de 2015

Variación del objeto de auditoría



Por añadidura es innegable, (y aquí si reclamaríamos la condición de indiscutible para el aserto), que con mayor o menor profundidad la gestión de las entidades ha experimentado un cambio sustancial y hoy, salvo casos dignos del Guinness, se utiliza la TI (Tecnología de la Información) en todo proceso contable.

Se ha introducido un nuevo elemento cualitativo en el objeto de la auditoría, el uso de la informática como factor consustancial a la gestión, con la introducción de la Tecnología de La Información (TI) en los sistemas, muy probablemente basada en las ventajas que aporta la informatización con respecto al trababa manual, entre las que, según C. Martin, se podrían distinguir:


HumanoComputador
Cosío de explotaciónAltoBajo
Costo de operaciónAltoBajo
Rendimiento continuadoDisminuyeConstante
ConsistenciaPocaExcelente
Capacidad de cálculoBuenaPobre
Reacción ante lo inesperadoBuenaPobre
Sentido comúnExcelentePobre
LenguajeBuenoPobre

Este nuevo elemento, la Tecnología de la Información, puede estar y de hecho tiende a estar en todos los niveles del sistema.

Este mero hecho impone un nuevo condicionante al auditor ha de trabajar ante y con elementos de Tecnología de la Información. Dado que según las propias Normas Técnicas de auditoría que regulan su actuación el auditor ha de tener en cuenta todos los elementos de la entidad incluso los informáticos, el cumplir con esta función no es una decisión graciable del auditor sino una obligación definida por la Norma. Sería más que coherente que una firma de auditoría que por la razón que fuere no quiere o no puede cumplir con este requisito se viera obligada a introducir una limitación al alcance de su trabajo. Es evidente que no habría aplicado todos los procedimientos precisos.

En un excelente trabajo acometido por The Canadian Institute o f Chartered Accountants, una institución de reconocido prestigio internacional, se plantea la cuestión de cuáles son actualmente los "libros" o soporte de los documentos financieros objeto de la labor del auditor en un entorno informatizado, y concluye que dichos libros están materializados en los archivos electrónicos, es decir los archivos creados y mantenidos en forma electrónica por las aplicaciones contables.

El objeto es distinto. Está en un soporte diferente. El auditor financiero ve alterado el objeto de su actividad en el sentido de que se ha introducido la TI, ahora está en soporte magnético y este cambio trac consecuencias de gran calado en cuanto a procedimientos de auditoría financiera.

Ha de cambiar sus procedimientos en función de las nuevas circunstancias y, por tanto, de la expansión de su alcance. La auditoría financiera sigue siendo auditoría y financiera con la diferencia de que en su objeto, el mismo de siempre, es decir en la información financiera, se ha introducido la TI.
Se presenta la alternativa al auditor de utilizar los listados procedentes de los referidos archivos magnéticos como fuente de información o acceder directamente a los archivos electrónicos y proceder a su análisis de forma también electrónica.
La situación se hace más dramática por el hecho cada vez más extendido de que el soporte documental de los apuntes electrónicos no exista en absolito. El rastro de auditoria tradicional ha desaparecido como, por ejemplo, en el EDI o EFT.

Afortunadamente la propia TI que incide en los procedimientos que el auditor ha de aplicar proporciona paralelamente medios de ejecutarlos de forma eficiente y directa. Las CAATS (Técnicas de Auditoría asistidas por computador) ponen a disposición del auditor una amplia variedad de herramientas que no sólo viabilizan los nuevos procedimientos sino que mejoran sensiblemente su aplicación y amplían la gama disponible.

Por tanto, deducimos claramente que la introducción de la TI en los sistemas de información afecta a los auditores de una forma dual:

  • cambia el soporte del objeto de su actividad
  • posibilita la utilización de medios informatizados (CAATs) para la realización de sus procedimientos
De todo ello se desprende la nueva situación del auditor financiero, ha de aplicar procedimientos que utilizan técnicas asistidas por computador a un objeto consistente con un sistema de información basado en la TI.



Espero haber ayudado en algo. Hasta la próxima oportunidad!








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada