sábado, 4 de abril de 2015

Procedimientos en Auditoría



La opinión profesional, elemento esencial de la auditoría, se fundamenta y justifica por medio de unos procedimientos específicos tendentes a proporcionar una seguridad razonable de lo que se afirma.

Como es natural, cada una de las clases o tipos de auditoría posee sus propios procedimientos para alcanzar el fin previsto aun cuando puedan en muchos casos coincidir. El alcance de la auditoría, concepto de vital importancia, nos viene dado por los procedimientos.  La amplitud y profundidad de los procedimientos que se apliquen nos definen su alcance.

En las auditorías altamente reglamentadas corno la financiera es preceptivo "aplicar las Normas Técnicas y decidir los procedimientos de auditoría". “Cualquier limitación... que impida la aplicación de lo dispuesto en las Normas Técnicas debe ser considerada en el Informe de auditoría como una reserva al alcance".

Se pretende garantizar que se toman en consideración todos los aspectos, áreas, elementos, operaciones, circunstancias, etc. que sean significativas.

Para ello se establecen unas normas y procedimientos que en cuanto a la ejecución de la auditoría se resumen en que:

- El trabajo se planificará apropiadamente y se supervisará adecuadamente.
- Se estudiará y evaluará el sistema de control interno.
- Se obtendrá evidencia suficiente y adecuada.

Como corolario ve establece que la evidencia obtenida deberá recogerse en los papeles de trabajo del auditor como justificación y soporte del trabajo efectuado y la opinión expresada.

Estas tres normas se deducen claramente de la situación real actual de los riesgos que ha de afrontar el auditor.

Inicialmente, cuando el objeto de la auditoría, los documentos financieros a auditar, eran relativamente cortos y contenían más bien escasas operaciones, los procedimientos llamados de arriba a abajo, que parten de los documentos financieros y auditan hacia abajo, hacia la evidencia de auditoría subyacente, que le verificaba en su integridad, tradicionalmente conocido por censura de cuentas o en base a las cuentas, era adecuado, suficiente y viable.

Sin embargo, cuantío llegó la llamada revolución cuantitativa, que trajo consigo la creación de sociedades con importantes medios, que las operaciones se multiplicarán enormemente y que la gestión y propiedad se diferenciaran cada vez más claramente, el método tradicional resultó laborioso, tedioso, largo, ineficaz y económicamente inviable.

No era posible verificar la totalidad de las muy cuantiosas operaciones y, por tanto, había que reducir el campo de acción del auditor a parte de la numerosa información.

También, como nos manifiesta Dale S. Plesher. a partir de los primeros años del siglo XX, la banca se convirtió en el principal usuario de las auditorías de cara al seguimiento de sus créditos, y no estaba interesada en la exactitud administrativa de las cuentas sino "en la calidad y representatividad de los balances".

Este nuevo planteamiento, sin embargo, traía implícito un riesgo evidente, al no verificarse la totalidad de los movimientos.

Los controles establecidos por la entidad auditada pudieran permitir que se produjeran irregularidades, potencialmente significativas, casuales o voluntarias.

Al no someterse a revisión todas y cada una de las operaciones, cabe la posibilidad de que escape a la atención del auditor alguna de aquellas irregularidades

El auditor tiene el cometido irrenunciable de mantener el riesgo de que esto ocurra dentro de límites tolerables.

Este aserto podría representarse de forma aritmética como:

R(c ) * R(d) = S(e).

R(c) = al riesgo en el proceso o riesgo de control.

R(d) = riesgo de detección.

S(e) = constante o parámetro admisible en que se desea mantener el riesgo de auditoría.

Es inmediato el hecho de que el riesgo de control y el riesgo de detección dentro de la ecuación planteada son inversamente proporcionales. Si añadimos que el riesgo de control es ajeno al auditor, pues depende de las normas establecidas por la entidad en su sistema, es evidente que para definir el riesgo de detección que está dispuesto a admitir, ha de evaluarse primero el riesgo de control existente.

De ahí se justifica la imposición de las Normas Técnicas que establecen que la revisión del sistema tiene por objeto el que sirva como base para las pruebas de cumplimiento y para la evaluación del sistema.

En esta línea las Normas de Auditoría en su apartado 2.4.34. explicitan que el riesgo final del auditor es una combinación de dos riesgos separados.

- El primero de éstos está constituido por aquellos errores de importancia que ocurran en el proceso contable, del cual se obtienen las cuentas anuales.
- El segundo riesgo es de que cualquier error de importancia que pueda existir sea o no detectado por el examen del auditor.

El auditor confía en:

- el control interno establecido por la entidad auditada para reducir el primer riesgo y 
- en sus pruebas de detalle y en sus otros procedimientos para disminuir el segundo.

Basados en estos conceptos podemos esquematizar los procedimientos de auditoría financiera establecidos por las Normas en relación con la ejecución de la auditoría, de la siguiente forma:


Planificación y SeguimientoAnálisis y evaluación c.i.Evidencias Sustantivas
Plan GlobalRevisión del sistemaAnalíticas
Preparación del ProgramaCumplimientoDe saldo, De Apuntes



Espero haber ayudado en algo. Hasta la próxima oportunidad!








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada